¿Quieres que te pinten un mural en tu casa?

Por    El Memo @guillermo_ga

Hubo un tiempo, queridos chilangos, en el que para pintar tu casa solo tenías disponible un catálogo limitado de pinturas que incluía el espantoso verde pistache, el rosa mexicano, el azul cielito lindo, el mamey y como quince más. Pero ahora tenemos muchas más opciones ¡y les encontramos una buenísima! ¿Quieres un mural en tu casa para que parezca oficina de Silicon Valley? ¡Llama a “Ce Pintan Cazas a Domisilio”!

Mural blanco y negro

 

Este nombre -bastante original- es la marca de Aarón Pankowsky, diseñador chilango, ilustrador, muralista, animador y escritor, de 36 años. Estaba estudiando Psicología como segunda carrera, cuando se le presentó la oportunidad de entrar a una casa de postproducción para dirigir el arte de una película que nunca salió. Pero ahí se le ocurrió hacer un libro para niños llamado Gato Garabato, que les ayudara a proyectar sus ideas por medio de dibujos y palabras. A la par, comenzó a hacer murales de corte infantil. De ahí se siguió pintando casas “ha domisilio”

¿”Ce pintan cazas a domisilio” Aarón? ¿Qué clase de nombre es ese?

¡Ja ja! Mi slogan solía ser: “al pintar las casas ha domisilio, nos evitamos logísticas complicadísimas y gastos innecesarios”. Hago murales originales en acrílico en interiores y exteriores desde fachadas, bardas, mesas, columnas ¡todo en esta vida es pintable e intervenible!. También me encargan cosas locas: estoy preproduciendo un móvil de un sistema solar caricaturizado y alegre para la habitación de una niña, que consistirá en pintar esferas y elementos tridimensionales, ya no solamente la pared ¡me gustan los retos interesantes!

¿Cómo se te ocurrió? ¿Te hacía falta una lanita y le pintabas las cosas a tus amigos?

¡Nooo!, más bien fue cuando estaba por nacer mi sobrino, yo andaba emocional, y quería que él tuviera un espacio donde no intentaran venderle algo, decirle cómo ser y qué usar. Entendí que todos necesitamos espacios que impulsen lo que hay en nuestro interior. Por otro lado, cuando era adolescente todo el tiempo andaba muraleado mi cuarto: mi mamá estaba horrorizada. Después de eso llegué a pintarle su cuarto o sala a algún amigo, y a partir de ese me empezaron a llamar más. Hice una propuesta para parejas embarazadas, en la cual desarrollé la planeación de la mano con los futuros padres, para que los elementos en su mural sean mensajes o elementos importantes de los padres para y hacia su bebé en camino.

¿Y la gente se emociona mucho?

¡Sí! Estas sesiones de preproduccion pueden ser realmente emocionantes y emocionales, muy humanas. También hay la posibilidad de que los padres pinten conmigo la habitación, impregnando buenos pensamientos para el bebé en cada pincelada, mientras lo documento en video. Al final, se editan los videos, documentando este momento para siempre, para que el bebé lo vea cuando sea adulto y lagrimee a cántaros de la emoción, como yo lo haría ¡ja ja ja!.

¿Eras graffitero?

¡Huy no, soy re malo con los aerosoles! Una vez me llevaron a pintar un mural larguísimo en Lomas Verdes y ahí te voy con mis pinceles: me dieron la pared más ladrillosa y texturizada. Además me obligaron a usar latas: mi apuesta fue agarrarlas y divertirme, total ya estaba ahí. Pero pude ver de cerca trabajar a graffiteros que admiro mucho como Sego, Saner y Seher, a quienes recuerdo como muy buenas personas, inteligentes y alivianados.

Yo soy de usar acrílicos, barnices y en algunos casos vinyl, juntos y separados.También me gusta dar acentos con algún aerosol. Cada mural es diferente. Es lo que tiene este emprendimiento: todos son murales, pero la técnica, el material, la cantidad de cobertura sobre la pared, y la conexión que logres con tu cliente siempre varía.

¿Y si queremos una pared bonita pero no tenemos ni idea? Ya sabes “algo chido, pero no sabemos qué” (reímos)

Yo he sentido que mi trabajo a veces se parece más al de un tatuador: el cliente frecuentemente tiene una idea que le ha dado vueltas en la cabeza, pero no sabe cómo componerla. Si ese es el caso tengo un cuestionario con preguntas para consultar con la almohada, que ayudan a guiar, a sacar datos y palabras útiles. Además les muestro mi portafolio completo, para que tomen ideas o me envíen referencias de lo que quieren. Es importante que sepas que no necesitas tener clarísima la idea, más bien apóyate en lo que sí sabes que quieres aunque sea poco: a veces un mural con una idea sola y poderosa es mejor que algo muy atascado.

Yo me apego a lo que los clientes me pidan, pero siempre soy de la idea de que es mejor escoger un solo muro protagónico, que hacer detallitos en todas las paredes de un cuarto. Hay que recordar que seguramente, tarde o temprano, vamos a querer colgar cuadros, poner repisas o mover muebles.

La última es que hay que tomar en cuenta la pared: si tienes textura en tu pared en la que no puedas ni pintar con un bolígrafo, es mejor escoger otra.

¿Te ha pasado que al cliente no le guste lo que hiciste?

¡Nunca he tenido queja! He tenido una suerte increíble. Tengo algunas buenas anécdotas: por ejemplo, la primera vez que se me cayó una gota en una alfombra, y desde ahí protejo todo obsesivamente. También una vez pinté una casa en obra en Acapulco, al rayo del sol, sin aire y en comunión con avispas que eran atraídas por los gases que despiden mis pigmentos. Fue extremo.

Digamos que queremos un mural para la oficina ¿sale caro?

Cotizo de acuerdo a la medida y profundidad de detalle. Algunos clientes me dicen cuanta lana tienen y ya vemos cómo hacerlo bien: a veces con un presupuesto menor se logran cosas muy padres con uno o dos colores ¡los retos son más creativos que de presupuesto! Este año decidí sacar una promoción muy concreta a un precio muy accesible (3500 pesos por un mural de 1 x 2 metros con una paleta de 2 a 10 colores) desde la cual podemos partir. Pero siempre acabamos adaptándonos a tu presupuesto ¡Ja ja!

Mural a colores

 

Puedes contactar a Aarón en su página de Facebook [haz clic aquí para entrar] o checa este video de cómo pintó un cuarto infantil:

¡quedó padrísimo!

Nota de Chilango

Share on Pinterest
Ir a la barra de herramientas