11 tracks escondidos en los CD que nos hacen extrañar este regalo musical

Una de las grandes tristezas de mi vida es entrar a algún centro comercial y darme cuenta que el MixUp que ahí habitaba ahora se ha convertido en una tienda de ropa para señora. La realidad es que el formato de CD está más muerto que un local de carnitas durante la vigilia, y para uno que todavía disfruta de comprar el disco físico, esto resulta muy triste. Una de las joyas culturales que perderemos con todo esto es: los tracks escondidos en los CD.

Nada como poner el CD de tu banda favorita, ese que estuviste esperando muchísimo tiempo, escucharlo de corridito y justo tras escuchar el último track enlistado te encuentras con la sorpresa de que tu reproductor comienza a brincar tracks uno tras otro. De pronto, tras esos silencios de un territorio musical desconocido, que llegaba sin anunciarse, ¡sorpresa!, una nueva canción.

Lo divertido es que te topabas con una rola rara que bien podía ser una especia de prólogo, un experimento musical o simplemente una buena y divertida broma. Era un regalo al verdadero fan que escuchaba el disco de principio a fin.

Ahora, en la era digital, esto muere lentamente y los tracks escondidos se han transformado en bonus tracks. Esas canciones especiales que sólo verás en ediciones especiales para coleccionistas (el clásico compra este disco aunque ya lo tengas porque trae una nueva canción) o en lanzamientos especiales por iTunes para sacar un dinerito extra.

En honor a esas pequeñas y hermosas sorpresas llamadas tracks escondidos, te presentamos esta lista de algunos de los mejores tracks escondidos del rock (o al menos los que más nos gustan).

1. Her Majesty – The Beatles

¿Hay algo que no hayan hecho estos cuatro? (¡Hasta de solistas la armaron, malditos!) Al parecer los de Liverpool son el primer grupo en regalarnos un track escondido.

Todos intuían que el Abbey Road sería el último disco del cuarteto y al escucharlo no había mejor final que la frase de The End “the love you take is equal to the love you make”. Sin embargo, segundos después de ese final, comenzaría una pequeña canción de tan sólo 24 segundos. Era Paul McCartney cantando Her Majesty.

 

2. Life Is For Living – Coldplay

Ya de por si el Parachutes era una joya musical y uno de los mejores discos debuts de una banda, así que el hecho de obsequiarnos un poquito más al final de Everything’s Not Lost, nos hizo amarlo más.

Life Is For Living tiene ese toque nostálgico y acústico al que Coldplay vuelve de vez en vez para crear atmósferas de triste esperanza.

 

3. Blue Flashing Lights – Travis

The Man Who fue el segundo álbum de la banda escocesa y consistía de 11 sólidos tracks, que incluían éxitos como Writing To Reach You,Driftwood y Why Does It Always Rain On Me?. Este fue el disco que llevó a Travis a los primeros planos mundiales.

El último track Slide Show tenía 10 minutos de duración sólo porque tras finalizar, Fran Healy comenzaría una nueva canción llamada Blue Flashing Lights. Ahora que si tenías la fortuna de tener el disco americano, la sorpresa era triple, pues tras Slide Show podías escuchar Blue Flashing Lights, 20 y Only Molly Knows.

 

4. All By Myself – Green Day

Dookie es el tercer álbum de Green Day, pero es quizá el más conocido. Con el sencillo Basket Case el punk rock se hizo presente en los oídos de millones de pubertos noventeros ávidos de mover su cabeza al ritmo de las guitarras de Billie Joe Armstrong.

La última canción en el track list es F.O.D., pero casi tres minutos después iniciaría All By Myself, canción escrita e interpretada por Tré Cool.

 

5. Talihina Sky – Kings of Leon

Otro de esos discos debuts que es complicado de superar, sobretodo porque Kings of Leon hasta daría un giro a su sonido. En Youth and Young Manhood, los de Tennessee justo recuperan el sonido del sur con un rock bastante tirado al blues.

Holy Roller Novocaine terminaba y unos minutos después un piano sureño comenzaba. Lo cierto es que Talihina Sky bien podría ser de las mejores canciones del disco.

 

6. Cunts Are Still Talking – Jarvis Cocker

Para toparte con esta canción había que tener mucha paciencia, pues aparece justo 30 minutos después de terminada la última canción. El ex vocalista de Pulp estrenaba álbum como solista, titulado Jarvis, e incluía esta joya tras el final de Quantum Theory.

 

7. Diamond Bullocks – Beck

Para muchos, el disco Mutations es el mejor de la carrera de Beck. Es un álbum bastante sólido sin un track destacándose sino funcionando todos como un conjunto. Según explicó alguna vez Beck, Diamond Bullocks es le resultado de una noche de grabación de ocho canciones y el hacer una mezcla de todas en una sesión de edición musical.

 

8. Untitled – Radiohead

Hacer un disco después del OK Computer es como salir a contar un chiste después de un show de Louis C.K., lo más probable es que fracases. No obstante, las mentes creativas de Yorke, Greenwood, Greenwood, O’Brien y Selway (parece nombre de bufete de abogados), lograron Kid Ay nos volvieron a volar la cabeza.

Este track sin nombre, escondido después de Motion Picture Soundtrack, nos gusta simplemente porque es Radiohead y son sólo unos cuantos segundos de ambiente musical. Nada más.

 

9. Train In Vain – The Clash

London Calling es considerado uno de los mejores discos de la historia. Un álbum doble que además de poderosa música trata temas sobre desplazamiento social, desempleo, conflictos raciales, abuso de drogas y las responsabilidades de convertirse en adulto.

La última canción enlistada en la primera edición del disco era Revolution Rock, y minutos después sonaría Train In Vain. Estes es uno de los tracks escondidos más exitosos, pues la canción resultó tan buena que se tomó la decisión de sacarla como sencillo. En subsecuentes ediciones del disco, el track dejó de estar escondido y tuvo un lugar en la contra portada como la canción número 19 del London Calling.

 

10. Endless, Nameless – Nirvana

Nirvana acababa de grabar Nevermind, el disco ícono del grunge y decidió que no era suficiente. Así, incluyó un track escondido después de 10 minutos de silencio. Endless, Nameless es como una pequeña fotografía ejemplificando la violenta fuerza musical dentro de la cabeza de Kurt.

 

11. The Cage – Oasis

Si Oasis hubiera escondido un track en su disco Standing On The Shoulder Of Giants, lo más probable es que nadie lo hubiera escuchado (nadie podría escuchar completo un disco tan pobre musicalmente). Pero dos años después la banda inglesa retomaría el camino del rock conHeathen Chemistry.

Si bien no se trata de un gran disco, el regreso a su sonido original fue algo que todos aplaudimos. Tras Better Man, la última canción, y una larga espera, aparece esta canción instrumental llena del clásico sonido de la guitarra de Noel Gallagher. Un gran ejemplo de la sección de tracks escondidos instrumentales.

 

12. My Second Album – Stone Temple Pilots

Nuestra última selección (y nuestro hidden track especial) nos gusta porque se trata de una bonita burla a los tracks escondidos. La banda liderada por Scott Weiland decidió incluir esta joya en su segundo discoPurple. Se trata de una rola estilo lounge, interpretada por Richard Peterson, que habla acerca de ser la canción 12 del disco.

En la versión japonesa del Purple se quitó este track y se “escondió” una versión en vivo de Andy Warhol como la canción número 12.

 

Ahora que sabes esto, te recomendamos que escuches completos tus discos pues uno nunca sabe qué sorpresas te depara el destino. Hay muchísimos más tracks escondidos en el mundo de la música, así que si te gusta algún otro, no dudes en compartirlo con todos nosotros.

Share on Pinterest
Ir a la barra de herramientas